Trébol.



Sencillos, luminosos y frágiles como los admirados tréboles, así serán las nuevas oportunidades que nos retarán en este presente-futuro.

Eso si, no busques solo los tréboles de 4 hojas, harto infrecuentes, puedes desesperar y perderte la magia de los otros tres foliolos. 


Según la tradición:
el primero es para la “esperanza”
el segundo para la “fe”
el tercero para el “amor”
y el cuarto para la “suerte”

2011

Adios 2010.



Siempre que acaba un año y haces cuentas, por encima de lo bueno que por suerte siempre te busca, queda el poso de todo aquello que supuso una pérdida, una desgracia o un desencuentro desafortunado. Con todo ello, y con la ilusión de meros niños, miramos al cielo lleno de luces de colores que alegran la noche del transito, albergando la esperanza de que el próximo año sea mejor, que el que da su postrero hálito de vida al son de la última campanada. Aún así, el tiempo no tiene principio ni fin, es una convergencia astrológica convertida en conveniencia económica, social, un modo de organizarse para tener cierto orden, por lo que todo aquello que estaba iniciado continuará, y la sucesión de contrariedades plantarán cara a las buenas intenciones, a los gestos de reencuentro, a los posibles. Por ello y a sabiendas de que esto es así, debemos superar lo extraordinario y reivindicar lo ordinario, en definitiva nuestras posibilidades anidan en lo común, en el corto plazo, y en los pequeños gestos. Que 2011 rompa el hechizo y que vuestros sueños se hagan realidad.


Fotografía: A. Morales.

¿Y a usted que le importa?.


A veces silenciosamente y de modo sorpresivo, te inunda el desánimo. Aunque sigues mirando a través de los mismos ojos, por los que minutos antes contemplabas la misma realidad, la observación en esta ocasión está vacía de contenidos.

Yo pienso que son pequeños epílogos, anticipos a cuenta, un cambio de estación biológica, la antefirma de una rubrica que marca las estaciones finales.

Algo similar ocurre al observador que se asoma desde el punto más alto, de la montaña más alta, de la cordillera más alta. Allí, en las postrimerías de la naturaleza, la contemplación se hace inusual. Tan es así, que puede llegar a pensar que aunque es testigo de esa vista, no es real lo que observa, incluso llega a dudar de su presencia en aquel punto. Al fin y al cabo, no somos pájaros, ni peces y esas limitaciones confunden al cerebro.

En definitiva, hay días en los que pierdes la noción de la justificación de los argumentos, que  a diario conviven con nosotros, para corroborar que somos humanos y no cualquier especie.

Hoy no me vale cualquier cosa, y comprendo que a usted tampoco. 

Ahora en cualquier hospital, en portales de viejos edificios, entre cartones, en los desvalijados solares, entre carencias o entre ausencias, entre estas y otras limitaciones, ni unos ni otros seremos capaces de al mirar ver lo mismo.

Porque en definitiva, ¿a usted que le importa?.

*

Tryptich.



El arte por lo general es una provocación. Un desnudo suele serlo también. Ambos muestran nuestra intimidad y los dos nos sonrojan o nos pone en evidencia en algún grado

Los artistas además de gente divertida dada su habitual confusión, son seres dotados de una singular sensibilidad, que explotan hacia afuera con todas sus consecuencias. 

La originalidad de las frustraciones o la habilidad de los sentidos. 

Pero sustancialmente es provocación, individualismo y la antesala de un epílogo, que retrata en cada obra ese tan personal convulso mundo. 

Lo que nos acerca a esos genios, es la identificación subjetiva con sus  sensaciones. 

Ese refresco que nos ofrecen sus trabajos, por lo general nos proveen de momentos o instantes mágicos, y suelen aportarnos iones de signo contrario al de nuestras carencias, equilibrando nuestro estado de ánimo siquiera por unos instantes.

Bacon puede no gustar, a mi jamás me sugestionó su modo de expresarse, también puede enamorar y ocupar el espacio preferente de cualquier museo de arte contemporáneo, pero en cualquier caso un artista al fin y al cabo, se muestra en cada trazo, y ese espectáculo es suficiente para mi.
Sobre Francis Bacon "una pintura que respira, que trata de existir, de sobrevivir” M. Serralves. El Cultural.



¿Que somos?.



Solemos pasar entre decenas, miles, junto a cientos de ejércitos de fantasmas, y lo hacemos con cierta gracia, sabemos desenvolvernos bien, y no nos importa en absoluto conocer a dónde va toda esa gente, ni cuales son sus aspiraciones ni mucho menos que les emociona. Son seres tan transparentes como nosotros, apenas un rastro de luz que se desvanecen en una cinta sin fin. Si alguien me preguntase ¿de donde venimos?, no tendría dudas, del metro sería mi respuesta. No hay cosa que se parezca mejor a las cadenas de producción industrial, que las entrañas del metro. Cintas portando seres de arriba abajo y viceversa en un devenir incesante, incomprensible, ausente, fugaces como estelas de luz.

La misma ausencia sobrevuela por carreteras, ascensores, teatros, restaurantes, parques, cementerios y tantos otros sitios.

Solo nos tenemos a nosotros mismos, nuestras sombras es lo más fiel que se conoce, y nuestro propio calor nos habla de si estamos vivos o muertos.

Cuándo observamos, vemos lo común de nuestras diferencias: la fragilidad, las dudas, las emociones, las limitaciones, y es entonces cuándo nos volvemos conscientes, y contemplamos en los demás algo de nuestras sombras y las de ellos mezcladas con las nuestras y en esos giros, efectos de los caprichos de la luz, y por instantes dejamos de ser simples halos de luz, para contener miradas, sonrisas, sueños, aspiraciones aunque fugaces como estrellas perdidas en el universo.

Y en todo este torbellino confuso, las escaleras mecánicas no dejan de transportar de un lado a otro a cientos de seres humanos, quizás fantasmas, tal vez oportunidades perdidas.

Fotografía: Adolfo Morales (c) Metro de Londres 2010.

520 escalones.




“Los lugares donde no se ha amado ni se ha sufrido, no dejan en nosotros ningún recuerdo”
Pierre Corneille
Fotografía: A.Morales (c) 2010. Toma de las vistas desde el último anillo de St Paul (apenas 520 escalones).
Londres

A los soñadores.


“Estamos hechos del mismo tejido que nuestros sueños”
William Shakespeare

Fotografía: A.Morales (c) 
 Ejercicio elemental de photoshop, sobre un fondo original tomado en Times Square.

Pájaros


Llena de pájaros, así tengo la cabeza.
Ya es difícil saber que es lo que exactamente ocurre ahí fuera. 
El grado de confusión, revisión, desestructuración, renovación de: objetivos, ideales, fantasmas, tabúes, es tal, que nadie puede sentenciar con claridad a dónde vamos, de dónde venimos y que leches somos realmente.
Lo que si es cierto y tan real como la vida misma, es que nos queda lo humano de las cosas, lo frágil y mediato de nuestra naturaleza, así salud, felicidad, y ese punto de encuentro con los demás es casi lo único cierto.

Huyo tanto de mi, que estoy convencido que moriré ajeno a la realidad. 
Y tal vez no sea este, sino el presagio de una demencia en ciernes, y esto solo un aviso. 

Si esto se produce, ni se os ocurra recordarme quién fui.





"Las locuras que más se lamentan en la vida de un hombre son las que no se cometieron cuando se tuvo la oportunidad” 
Helen Rowland.

Fotografía: A. Morales * Ejercicio de Photoshop, efecto Pop.

Por placer.


Créame,tiene Vd.,una magnifica espalda.

Hay cuestiones que solo son abordadas por puro placer, así es como se elige un buen libro, se saborea un buen vino, o se contempla la sensualidad femenina o el encanto de lo masculino en todo su esplendor. Todos estos momentos mágicos, lo son por su propia naturaleza, imprescindibles para el ser humano, son los denominados hitos, ya sabes de “hit”, pico o punto más alto de un logro, aquellos que son capaces de forjar un recuerdo.

 Todos van sincronizados con ese reloj interior que todos tenemos. Es un hecho cierto, que el corazón bombea con más fuerza si te encuentras ante un momento que singularmente reconforta tus sentidos. Es el modo de escapar del bochornoso y paupérrimo “yo-diario”, ese que no deja de ser más que un rol de obligado cumplimiento, que aunque no exento de magia, no deja por ello de ser repetitivo y consecuentemente monótono. 

Para bucear es necesario de vez en cuando, tomar una bocanada de aire.

A pesar de todos estos argumentos y factores digamos científicos, de los que nadie escapa, aún hay por ahí, quién  se parapeta detrás de un rictus de aparente orden y control, escondiendo quien sabe dónde, tal vez una fusta que acaricie sus nalgas, cuándo la noche se vuelve azul o se abra el telón de los deseos más irrefrenables.
Humanos...

Fotografía: tomando como original la imagen de otro autor no identificado, a quien corresponde todos los derechos sobre la misma, se ha recreado y modificado el contexto en un ejercicio ordinario de photoshop.

Que no te engañen tus ojos.


Con frecuencia nos dejamos llevar por lo que vemos, o mejor dicho, por lo que creemos ver, olvidando que el cerebro -una sustancia por cierto de lo más repugnante y retorcida- estimula y dibuja lo que los sentidos le transmiten, interpretando, como si de un traductor simultáneo se tratase, aquello que ve o cree ver.
En este “desorden” vivimos, y en él llevamos a cabo todo tipo de experiencias y juicios, dando por sentado que lo percibido por unos es igual a lo vivido por otros. Un completo y absurdo juego de relativísmo. Incluso en una pirueta final, nuestro cerebro es capaz de asimilar como “real” aquello que es figurado, no existe o es imaginado. Lo curioso del caso es, que en ese surrealismo nos sentimos acogidos, cómodos, y todo esto nos induce a “pensar” que lo que vivimos está mas cercano a lo irreal que a lo existente. Lo cotidiano por lo general, termina siendo impersonal, necesario, mecánicamente vegetal, mientras que el mundo de la abstracción, nos envuelve y sugiere, además de congeniar con más nitidez con nuestros ojos. Que cosas.

Berlanga.




Para cuándo en su nuevo estado nos observe, comprenderá que tuvo suerte.
Murió serenamente, “parecía dormir” dijo su hijo, y yo añado “y apuntaba una socarrona sonrisa” como era menester, como era su espíritu: amable, divertido, irónico, inteligente, comprometido.
Se ha ido con el aprecio de todos, o de muchos y ese es un talento solo al alcance de la gente de bien.
Ahora volverán a las pantallas con más fuerza, él y sus fantasmas, una corte de actores casi tan cercanos como familiares, tan cómplices como colegas, con los que sin un pacto previo, compartimos grandes momentos en el cine y casi al mismo tiempo en la vida real.
Feliz vuelo amigo y gracias por tu genialidad.


*

That's Life.


“Así es la vida, eso es lo que dice la gente”

¿Sabe alguien que hace Zapatero posando con Mohamed ante un mapa en el que se colorea el Reino de Marruecos(que por cierto no abarca solo el Sahara, sino también Las Canarias y Andalucía), o es una película con gags cómicos?. 


Hay que tenerlos muy bien puestos o no tenerlos, para dejarse fotografiar así.

Él, no va a ser ahora también culpable de todo lo que pase en el Aaiún, aunque su actitud de pagafantas y la de su equipo de colaboradores, "deja hacer” y por tanto, en cierto modo lo hace también responsable.

España se pliega a los intereses marroquíes y la única esperanza del pueblo saharaui, la única mirada cómplice, se queda en eso, en un “así es la vida chaval”.
Valemos lo que el polvo del desierto tarda en llegar al océano, lamentablemente poco.

Merecemos políticos con más talla, pero por mucho que busquemos solo encontramos jugadores de farol. Si alguien tiene una alternativa que avise pf.



¿Es la violencia la única posibilidad para acabar con los conflictos?


Firma solidariamente en favor del pueblo Saharaui.
*

Anónimos llenos de vida.

Si olvidamos la mirada de los que, en cualquier tiempo y lugar dieron su vida por la libertad del ser humano, no habrá valido la pena tan grande sacrificio.
Conviene no olvidar, mirar atrás y mostrar nuestro agradecimiento, y tener presente que lo que hoy disfrutamos, en gran parte se lo debemos a ellos.

Foto de Soldado Australiano no identificado, tomada antes de embarcarse para la guerra. (1915-1918)
A.Morales * Ligeros toques de color sobre un original en sepia.

Y jugar...





Sugiero que el más triste de los presos,
tenga derecho a sábanas de seda,
bendita sea la boca que da besos,
y no traga monedas... y no traga monedas.
Propongo corromper al puritano,
espiar en la ducha a las vecinas,
ir a quitarle al Dios de los cristianos,
su corona de espinas, su corona de espinas.

Nada de margaritas a los cuerdos,
hay que engañar a la melancolía,
para bailar el vals de los recuerdos,
llorando de alegría, llorando de alegría.

Y jugar por jugar,
sin tener que morir o matar,
y vivir al revés,

que bailar es soñar con los pies.



María Dolores Pradera llenó muchas noches del Festival Iberoamericano de La Rábida, a mí me encantaba aquella voz sedosa y elegante, mucho después vino esta fusión con Sabina.

Fotografías: A. Morales (c).

Los caprichos de la luz: el naranjo.



Perros verde botella,
zumo de grifa.
Zumo de grifa,
perros verde botella,
Sabio Tarifa,
himen de las doncellas,
que no se rifan.

¡Qué pocas emociones,
cuánto por ciento!
¡Cuánto por ciento!
¡Qué pasón de balones
de reglamento!
¡Vivan las procesiones
que van por dentro!

Asignatura pendiente
del corazón de la gente
del diente de mi Cuñao.
Se salen por la tangente
los ratones coloraos.

Epicuro de Esparta,
Luna de día.
Luna de día,
Epicuro de Esparta,
melancolía
cerezas en la tarta (la carta)
de Andalucía (de la poesía).

Abogado del diablo,
rey sin corona.
Rey sin corona,
abogado del diablo
líbero en zona;
pongamos, primo, que hablo
de tu persona.

Asignatura pendiente
del corazón de la gente
del vacilón de costao.
¡Qué criaturas tan decentes,
los ratones coloraos!

Ratones Coloraos * Joaquín Sabina

Dulces sueños.


Fotografía: A. Morales * Collage tomando como base, un original de la sesión de estudio con Áfrika, con la inspiración en el Gulliver y Liliput. Este es un ejercicio de Photoshop, un copy&paste en la concepción más generosa del término.

FOTOGRAFÍA  A.MORALES 

Homenaje a Annie leibovitz


Fotografía: Collage partiendo de un original (Salón del clásico Hotel The Britannia de Liverpool), al que se le añaden diferentes trabajos de Annie Leibovitz, cuya figura central gestiona el conjunto). 
 A.Morales (C)

New York


Nadie regala nada a los neoyorquinos, y lo que tienen no es de ahora, se hizo poco a poco, a fuerza de emigrantes, de especulación, de oscuros tratos y de grandes ideas.

Pero lo que hoy contemplas en esta ciudad, se vuelve cercano, ameno y casi familiar, además esta gente está acostumbrada a las miradas de tantos curiosos, y comprenden que son/somos una fuente de ingresos nada despreciable. Por eso, se han vuelto -si alguna vez no lo fueron- cordiales, atentos y dispuestos a buscar una solución a lo que plantees.

La idea de que todo es posible, es un principio que se mueve por las calles, y es de agradecer, que frente a nuestros planteamientos, llenos de confusión, de gravedad, o de dificultad, para ellos, todo es posible, tan solo es cuestión de encontrar la salida mimetizada, que todas las cosas tienen por complejas que parezcan.

New York vive devorada por sus edificios, la Estatua de la Libertad, o el asesino de Lennon y convive con el dinamismo de los jóvenes, mezclado con las mil razas que en ella encuentran cobijo.

Esta ciudad es tan cercana, que te incorporas a su pulso, con tanta facilidad que nada en poco tiempo, te hace sentir extraño.

Fotografías: A. Morales (C) 2010

Penélope, con su bolso de piel....


Penélope


No recuerdo muy bien cuándo oí por primera vez esta canción, lo que es seguro es que llover, lo que se dice llover, hace ya un porrón de años. Lo cierto es que por entonces, la iconografía musical, y la corriente cultural que te obliga a intelectualizar a los autores de las melodías, no había aterrizado del todo, y Serrat no era tal a los efectos prácticos. Lo que si ocurría era que aquella canción, su ritmo y su historia, me provocaban cierta desazón, aún cuándo no había motivo alguno para temer nada de nadie, aún así, era triste, hermosamente triste, y hoy, sigue perfumando con aquel aroma. Unas obras inesperadas en el instituto, habilitaron unas aulas temporales en lo que es la actual Alameda Sundheim, y cargado con aquella mochila de infausto recuerdo, cada mañana sin saber como ni porqué, tarareaba aquella melodía. Recuerdo y fue un momento bastante singular, como uno de los compañeros de clase, de los menos cercanos, pero si habitual en el tránsito, me dijo, que a él también le gustaba, y me habló de Serrat y de mil cosas más. Fue tal vez la primera vez, que una canción me abrió una puerta inesperada, y me brindó la oportunidad de comprender que aquellas músicas, servían incluso para tener  puntos en común entre desconocidos, una especie de vínculo, algo que indiferentemente nos sustraía de nuestros mundos tan minúsculos.

Me gustaría pensar que tenéis la respuesta...


Para cuándo aquella niña-mujer se desvaneció de la noche a la mañana, en una de tantas curvas, en una de tantas noches, algo se quebró para siempre. Y pensar, como hacéis algunos, en que habrá otra vida para los que se marcharon, que están allí, con nosotros, ausentes pero presentes, me hace pensar en si tenéis razón o si el loco soy yo.

En alguna ocasión escuche aquello de "si me dieran una nueva oportunidad yo...", y tal vez tiene razón el que dice, que esa oportunidad la tenemos cada mañana al despertar, más que el que confía en un malabarismo o en un número de magia.

Las religiones en términos generales, hablan de la muerte y sin ningún pudor esbozan principios cuya inconsistencia y fragilidad exponen, como si de una ciencia exacta se tratara. Las creencias de cualquier tipo, tienen esos devaneos, los silogismos que utilizan  son tan sutiles como confusos, y por lo general carentes de sentido. Creer por presunción no es más que parte del ritual, algo a lo que nos hemos acostumbrado por debilidad, comodidad, arbitrariedad, duda o incluso por rutina.

Mantener los mitos de "otra vida", "dios", etc... y llegar a ellos con sumisión, sin análisis, creando un mundo paralelo al real, esgrimiendo diferencias sustanciales, morales, filosóficas, siendo todas ellas "imaginadas", no ayudan en absoluto a ver ni a valorar la verdad.

Me gustaría pensar que tenéis la respuesta, que el loco soy yo, que todo eso de lo que habláis existe, que todo lo que veo con mis ojos de humano es debido a algún tipo de intoxicación cultural.


Casi siempre inventamos "un dios" partiendo de la desesperación, desde el dolor, e invertimos todas nuestras fuerzas en crear un refugio a nuestra medida.


Me haría muy feliz siquiera poder presuponer, que en esa "otra vida", nos veremos, sea del modo que sea. Que habrá una continuidad, un reencuentro, una nueva "oportunidad", que todo esto tiene sentido más allá de lo material, de la química de la que estamos hechos, de las enzimas y de los impulsos eléctricos que nos hacen ser, pensar y cometer tantos disparates.


A los que vivís en esa esperanza os mando mi abrazo, a los que no encontráis respuestas como yo, aquí me tenéis para escuchar vuestras lamentaciones por la pérdida de seres queridos, y para aquellos que nos dejaron, nuestro sincero homenaje, nuestras lagrimas, nuestro cariño.


Fotografía: A. Morales (c) * Londres.

Sevilla envuelta en esquinas.


Después de 72 días de navegación, de complicadas jornadas en aquellos escuetos cascarones, sembrados de dudas, llenos de una intensidad que solo ellos recordarán, la emoción se hizo realidad, cuándo desde La Pinta, más ligera y adelantada, y desde su mástil, sin ningún freno ni rubor, Rodrigo de Triana gritó aquello de ¡tierra!, un hito no solo llegar, sino también tener el honor de haber sido el primer andaluz que divisó aquel continente desconocido.
A partir de aquel momento, Sevilla se convirtió en el puerto de entrada de cuantos bienes nos entregó, nos dispensó o arrebatamos a aquellas tierras americanas. De entonces, guarda, mantiene y respeta muchas de aquellas formas, jardines y callejuelas. La arquitectura del descubrimiento. 
Sevilla se abandona, y se envuelve en decenas de callejuelas llenas de historias y personajes, perfumada por manzanilla del condado de Huelva, enamorada a los pies del Barrio de Santa Cruz, en aquella discreta plaza salpicada de geranios y jazmines, culminada con una simple cruz, que un Almonteño esculpiese con hierros forjados cuajados de flores.
Es cierto, Sevilla tiene aromas de primavera, y mil esquinas salpicadas de ensoñaciones.

Fotografía: A. Morales (c) 2011 * Barrio de Santa Cruz. Sevilla.

Poder y seducción.

Y allí estaba ella, solicita, descarada, entregada, aparentemente ajena al mundo, mientras muy lejos de aquel lugar, los tiburones de las finanzas diseñaban estrategias paralelas, al margen de los negocios. Y es que ellos saben muy bien, que si se deja un ascua encendida, no importa lo apagada que esté, al final prenderá y estallará el fuego. Son conscientes de que en el mercado no vale detenerse a medio camino y dudar. Así se pierde más, y es obvio que habrá respuesta, es con la aniquilación total del adversario como se ganan las batallas. De las 48 LEYES DEL PODER, ésta ocupa el puesto nº 15. Existen universos paralelos, distintos niveles de conciencia, diferentes modos de sobrevivir, y ella lo hacía con su particular encanto, cautivando con su primitiva belleza salvaje. El poder y la seducción, enmascarados bajo distinta piel, saben muy bien como controlar al adversario, reducirlo y doblegarlo.

Fotografía: A. Morales * Modelo: Soraya (C) 2010


Lennon



Hoy habría cumplido 70 años de no ser por aquel desquiciado, en busca de relevancia gratuita y absurda.
Pese a todo, Lennon como tantos genuinos artistas, sigue entre nosotros. 
Vivir es algo a veces carente de lógica, en donde se mezclan las ausencias con la banalidad de lo más inmediato.

¡Feliz cumpleaños chaval¡

Imagen:  original de otro autor (c) , edición y versionado por A.Morales.

Marga Gil Roësset, en la memoria.



Fui buscando a J.Ramón (como firmaba en sus comienzos) y me encontré con Marga Gil Roësset, y después con sus otras mujeres: Blanca Hernandez-Pinzón, Susana Almonte y Carmen Rasco, "las moguereñas", las francesas: Jeanne Roussié y Francina a las que el poeta dedicó sus versos más encendidos: "Tu sexo negro, suave como un pulmón de pájaro", o " cuando te levantaba las faldas perfumadas", después vendría el sanatorio del Rosario y allí las tres novicias: Pilar Ruberte, Filomena y Amalia Murillo, de todas ellas sería Pilar la que más pasión convocó en su pluma, así dice evocándola: " Desde el primer día me pareció un mármol de museo, ablandado y calentado por mi", o " Deshojábamos nuestros cuerpos ardientes", sin embargo, la Hermana Amalia sería trasladada ante el escándalo y él, expulsado del sanatorio, la seguiría Louise Grimm, una de esas mujeres "altas,finas, un poco mustias" y finalmente Zenobia, su amor definitivo. Pero hubo otra, que quedó discretamente al margen.

Fui buscando al hombre y allí estaba, entrelineas, en sobres cerrados.

Marga Gil Roësset quedó postergada, oculta, tapada del anecdotario humano, casi mundano del Juan Ramón, casi silenciada. 

Marga llego a Juan Ramón a través de Tagore, es decir de la mano de Zenobia, por entonces la traductora al castellano de su obra.


Implacable al desanimo y en silencio, emerge, y reivindica desde la pasión que la contuvo y que la hizo naufragar, su amor y su desdicha por el poeta, por quien terminó suicidándose la mañana del 28 de Julio de 1932, de un tiro.

En su diario escribiría: "Y es que, ya no quiero vivir sin ti, no... ya no puedo vivir sin ti, tú, como sí puedes vivir sin mí, debes vivir sin mí.... como sobro, lo mejor es irme, y como sin ti, es que ni quiero, ni me importa nada, lo mejor es morirme".

Marga, escultora de gran proyección, de bellísima porte y elegancia, estaba por aquellos días trabajando en un busto de Zenobia, un trabajo inconcluso. La misma mañana, destruyó en su estudio casi toda su obra.

El periódico LA LIBERTAD se haría eco de la noticia en la edición del día 30 de Julio.
Marga contaba 24 años y Juan Ramón 50.

Tal vez, esta y esas otras pasiones que hablan de un Juan Ramón apasionado, libertino, enamoradizo, no hacen más que amparar al hombre que escribe. ¿Acaso  el poeta puede dejar de ser hombre?.

En un sobre cerrado, encontrado en su casa de Puerto Rico, con el epígrafe "Lo de Marga", el poeta tras su muerte, en agosto de 1932 escribiría diversos poemas y versos sueltos: "Tu sufrimiento, muerta tú, se ha quedado expandido sobre mi, como el rojo del sol, después de puesto, por la tarde. Sentimiento sordo, profundo, concentrado, inmenso...." y esta extensa descripción:










MARGA (GIL ROËSSET) 







Yo me había imaginado que Marga era rubia, como Consuelo su hermana mayor; y creí entreverla así en la penumbra carminienta de un palco, una mañana de concierto. Aquella tarde Marga era, y era morena pálida, de verdoso alabastro, con ojos hermosos grises, y pelo liso castaño. Sentada tenía una actitud de enerjía, brazos musculosos, morenos, heridos siempre de su oficio duro. Y al mismo tiempo ¡tan frágil! Llevaba el alma fuera, el cuerpo dentro. Le dije al momento: "Amarga. Persa. Fuerte, viril". 
En su arte, escultura, pintura, también estaba siendo oriental. Una desvelada imajinación una fantasía sinuosa y delicada, enfondada en ritmo redondo, misticismo sensual. Con una gran personalidad enmedio, centro, médula, eje. A los 24 años se libraba ya de los fatales de la escultura máxima actual: Mestrovic, Einstein, Rosandich, Fiori. Iba a ella, se atraía a sí misma como un imán. 




Al momento quiso hacer las cabezas de mi mujer y mía. Empezó la de mi mujer. Un hallazgo desde el primer instante, una primera distribución maestra, después un sentimiento natural y sobrenatural a la vez, sacado del fondo, sin otra estilización que la necesaria. Mi mujer le dijo que parecía que la estaba haciendo brotar, como una fuente, de la tierra. Soltada la piel anterior. Evolucionaba, estaba en la naturaleza penúltima. Iba sin duda a lo perene. Nuestras cabezas (no hizo más que una, tenía prisa), estaban siendo ¡quién lo hubiera sabido! el ensayo para su estraordinaria escultura yacente, resucitada. 











Venía contenta, nueva, salida de sus nubes. Nos traía jenerosa el regalo de cada día, de cada mediodía, de cada hora: rosas, libros, frutas, papeles, cintas de colores, Sin duda se encontraba a gusto trabajando con nosotros, trabajadores como ella. Era un ejemplo de vitalidad exaltada, de voluntad constante, de capricho enérjico. Trabajaba hora tras hora sin descanso, de pié, con dolor físico, cabeza, hígado, muelas. Se deshacía las manos, se caía, se hería. Manchada de yeso, punteados, los ojos de piedra cobraban una belleza ácida, una expresión injente. Se iba ya de noche, corriendo. Siempre corriendo, entrando, saliendo, cargada de cosas, subiendo, bajando. Dormía poco, abandonaba el comer. Café, té, vida abreviada. No le importaba seguramente vivir. Una estoica. 












Habíamos llegado a las Rozas a las 9 y 1/2, después de buscarla en vano por Madrid. Estaba en la mesa de operaciones de la Clínica de Urjencia Omnia. Un tiro en la cabeza, con la belleza no destrozada, descompuesta. Su mano estaba caliente, latía su pulso. Sangre a borbotones por la boca, la frente vendada de gasa. Una mirada ancha dilatada, salida, pero ¿sin ver?





Está enterrada en la Rozas. Un corralillo cuadrado con algunos cipreses. Fue llevada en hombros en su caja blanca llena de rosas. El forense le hizo una autopsia de hora y media y cuando salió llevaba el zapato de lona con sangre de Marga. Pasaban trenes por un lado, coches por otro. La fosa tenía tres metros de honda. A las 8 le echaron la primera tierra, con un ocaso amarillo miel tras el Guadarrama morado. 




Si pensaste al morir que ibas a ser bien recordada, no te equivocaste, Marga. Acaso te recordaremos pocos, pero nuestro recuerdo te será fiel y firme. No te olvidaremos, no te olvidaré nunca. Que hayas encontrado bajo la tierra el descanso y el sueño, el gusto que no encontraste sobre la tierra. Descansa en paz, en la paz que no supimos darte, Marga bien querida. 




Juan Ramón Jiménez 










De: Españoles de tres mundos y A B C literario de 14 de noviembre de 1997, más completa que la primera ya que, Francisco Hernández Pinzón, suprimió de dicha edición los tres últimos párrafos, para no herir a la familia de Marga y, posteriormente, su hija Carmen, los entregó al Diario ABC.


VIII edición de Atlantica Visual-Art
Mi nombre es Adolfo Morales, este Blog es una especie de caja de zapatos en la que voy dejando cualquier cosa que despierte mi interés: fotografías, opiniones, relatos y algún que otro desvarío. Todo desde la más absoluta originalidad y autoría. Si bien me apoyo mucho en imágenes para uso no comercial colgadas en diferentes comunidades, como LA PETITE ECOLE. Llevo desarrollando la plataforma Blogger desde sus inicios, una experiencia que desde el principio me ha deparado muchas satisfacciones y el encuentro personal y virtual con gente muy interesante.
Prohibida la reproducción total o parcial de las fotografias tanto como su distribución, comunicación publica y transformación con fines comerciales sin autorización del autor. Este Blog, utiliza igualmente exclusivamente con fines informativos no comerciales, imágenes de otros autores.
Reproduction, either totally or in part, of the photographs as well as their distribution, public Communications and transformation without the author´s prior authorisation is forbidden.
( art. 17 Secc.2ª Ley de la Propiedad Intelectual Intellectual Property Law)