Perfumes y esencias.

Hace unos días tuvimos reflexión, y entre la gran cantidad de cosas interesantes que se escucharon, una de ellas, encandiló especialmente al oído, ya sabes a veces, suenan las sirenas como si escondidas entre la bruma pretendan susurrarte aquellas ideas que debes pasar a tu ADN en un golpe de magia y desde ese instante hacer que formen parte de tus pilares naturales sin más esfuerzo añadido. Solo cuándo lo entiendes lo asumes y en vez de cantos, oirás risas de complicidad. Oí decir, que en un equipo no existe la palabra "yo", salvo para afirmar llegado el caso, "yo me he equivocado", el resto de situaciones, sin ninguna otra prevalencia: el éxito, el esfuerzo, o el resultado obtenido, se condensa en una entidad común donde todos los que forman ese grupo se mezclan, como el perfumista que toma esencias de una y otra clase para obtener un elixir único al olfato. 

Estoy de acuerdo, pese a lo que pueda parecer, trabajar "mezclados", trasvasando esencias es la mejor formula, la más enriquecedora, la que compacta al grupo y la que sin duda promueve los mejores proyectos. A nivel social, esa "generosidad" en la que cada cual se desprende de su mejor "As", genera sensaciones de complicidad y el aspecto humano de las relaciones en el trabajo gana enteros, logrando superar más fácilmente los desniveles que en cualquier interrelación personal suelen producirse. Aceptar las peculiaridades de los demás nos enriquece. Por eso me quedo con el "nosotros", frente a la cultura de números uno sin pares, la idea de equipo me gusta más, es más amable socialmente y mas efectiva en lo laboral.  Si señor, Nosotros y "yo" no tienen viceversa.

Cuándo una esencia es notable por sus características y destaca por su fuerza natural, sin ser en si misma un perfume, es una obviedad decir, que mezclada con otras será generadora y receptora de nuevas fragancias que por si sola no podría obtener.

Frente al principio coactivo que impulsa a un hombre solo frente al mundo, en el que prevalecen los estímulos de líderes exclusivos y excluyentes, debemos mantener el rumbo en el giro de hacer de los valores personales no constantes lecciones de poder, sino de elementos diferenciadores. Cada pieza en su cajón, y todas bien entrelazadas harán posible que ese magnifico reloj de madera sea capaz de hacer sonar las doce en punto.

Unas gotas de Chanel nº 5 fueron en ocasiones, las únicas prendas con las que Marilyn Monroe estimulaba sus sueños. Aquel perfume nacido en 1921 de las adecuadas combinaciones de esencias del creativo Ernest Beaux, es hoy un referente en la industria. Quien sabe si la mezcla de las nuestras, será capaz de hacerlo con Erin Heatherton, Heidi Klum, Irina Shaijlislamova o la misma Sara Carbonero, por no citar a cualquiera de Vds., cuyo nombre desconozco, pero a quienes esas gotas sienta tan bien o más que a las sugeridas.

A veces, las sirenas interpretan melodías a las que no debes sustraerte.

Fotografías: Erin H. visto en BROSOME.

Tango para nosotros los Generalistas


En alguna ocasión ya lo he argumentado, no hay nada como un paseo por la playa para socializar el ego que el vestuario se encarga de ocultar a lo largo de tres de las cuatro estaciones anuales. No hay nada mejor para superar complejos como un paseo con bañador/sin bañador/con bikini/sin bikini o parcialmente sin bikini. No se libra ni el gato. Para encontrar un cuerpo diez, hay que hacer una selección entre al menos doscientos otros cuerpos ambulantes.  Y es que al que no le sobra kilos, le falta masa muscular, le sobran lunares, pecas, cabello sin adjetivo posible, arrugas, otras deformaciones, estructuras complejas insospechadas, panza cervecera, pechos desinflados, pechos enormes, traseros escurridos, descompensación ósea entre los miembros superiores e inferiores, etc... y es que somos así sencillamente humanos por lo general descompensados, "individuos generalistas", queriendo definir con esto que la mayoría de la especie está formada por gente corriente, sin más ruido, y ese es el punto de partida, nuestra común puesta en escena.

El tan aplaudido como denostado Steve Jobs, padre de Mac y sus cachivaches para el siglo XXI, supo darse cuenta que para tener éxito hay que saber descubrir las necesidades de la generalidad con objetos exclusivos para ellos, y no lo que muchos pretenden al tergiversar y tratar la marca MAC como una seña de identidad cultural, elitista. No es cierto, es una cuestión de equilibrio financiero, valdría calcular el ahorro conseguido a lo largo de un determinado periodo, adquiriendo un producto cuya confiabilidad y estabilidad evita otros gastos en mitad del ciclo. 

Si Vd. es de los que se encuentra entre los números uno del ranking de proporciones, disfrute y alardee de equilibrio y buen porte, el tiempo se encargará, a su debido tiempo de situarlo dentro de las proporciones más comunes, no hay prisas, pero sea condescendiente, elegante, y cuándo le llegue su turno, acéptelo de buen grado, no tiene porqué traumatizarse por ello, al fin y al cabo, todos los demás tuvimos en algún momento, ese otro de gloria.

Si por el contrario es Vd., de las personas bendecidas por la suerte, de nunca haber sido un número uno, disfrute del mismo modo, muestre sus variopintos rincones, orzas, granos, curvas no deseadas, esa fantástica cojera, la estupenda calvicie. Ventile sus defectos físicos, y no deje de sentir con la misma intensidad,  la común brisa y salinidad marinas, eso si, no juegue a ser lo que no se es, principio en el que se basa la desdicha del ser humano, y piense cuando ve discurrir al personal, en que poco nos diferenciamos, y si se cruza con un número uno en proporciones piense que tal vez la carencia esté en el otro lado, en eso gris que está oculto todas las estaciones del año, que de bobos y bobas estamos sobraos. Números uno y resto de números, nos merecemos ese paseo a pie de playa, la cervecita con sus aceitunas y un rato de sol que para eso no lo hemos currao.

¿Hace un pincho de tortilla?.
¡¡Esos son andares niña y no los de la duquesa de Alba¡¡

Imágenes: la Red

Eres gilipollas o me lo parece a mi?


A ver, seamos objetivos, si te pones a contar al cabo de un día, con algún gilipollas te cruzas, es verdad que hay gilipollas profesionales o metemierda, estos que están todo el día escudriñando entre los pliegues de la basura en busqueda de cualquier cosa por la que rebuznar, y es que ser gilipollas es una pasión para algunos tipos tristes, normalmente dominados por sus esposas, que asienten tanto que cuándo quieren sacar pecho sacan mierda.  Ser un gilipollas profesional, o un tontolaba, bobochorra, necio, alelado, pelotudo, inculto, burro, animal de bellota, y la acepción que más me gusta un tonto pollas, pues eso decía que tener este oficio en lo civil, no es algo infrecuente, aunque pretendas ser esquivo, el tonto los huevos siempre sale, está agazapado y no pierde ocasión para lucir sus mejores galas, eso si, suele calibrar por lo general mal el tiro, y suele tirar a dar a quien sabe que algún daño perpetrará, uniendo a su inicial gesto de astucia cobarde la de cobarde a secas. Por lo general los gilipollas, suelen ser gente que se pavonea de lo que no conoce cuándo apenas atisban a creer que ya se han hecho con eso que tanto les cuesta, los que hablan de derechos y viven apelmazados por su angustia e ignorancia, los dominados suelen ser los que más chillan, los que saben más de derechos, como los suicidas que aregan a las masas a no se sabe muy bien cual abismo. Aquellos que incapaces de aceptar su condición, de miserable por cierto, solo ven en el éxito ajeno (sea éxito, trabajo o esfuerzo), solo  regalos y parabienes, juzgando de un plumazo a toda la gente que se curra su futuro, su presente o al menos su pasado. Los gilipollas inquietos, son gente débil, enferma, con tendencia a la depresión, ausente, carente de interés, gente gris, que come y duerme como si de mastines se tratase, pero a nivel humano solo escupen miseria y lastima. A los gilipollas, de tarde en tarde hay que recordarles su condición y tratarlos como tal, porque sino corres el riesgo de que a fuerza de ser condescendiente, educado, generoso humanamente hablando, ese tonto del culo que vive dentro de ese otro imbécil, crea que pasa desapercibido, y que puede jugar a tirar a dar, al amparo de su insensatez. Al tonto del culo, hay que saber despreciarlo, lo peor que le puede suceder a un bobochorra es que le ignores, de ese modo le desarmas, le quitas la posibilidad de generar mierda de gratis y solo se queda él con su mujer, y muchacho en esa terraza no hay más más mierda. Y esa puede ser la explicación, que tanto reparten uno al otro, que hartos de respirar tanta inmundicia, salten al ruedo ibérico en busca de carne fresca que mantenga el nivel de comunicación a cuenta de los otros. Lo peor de todo es tener un tonto pollas al que tienes que soportar por lazos sociales o parafamiliares, esos son los que cuestan más mándarlos a la mierda, y hay que esperar, y esperar hasta que comentan un error irreversible, y entonces devolverle toda su miseria. Que lastima tener que soportar Gilipollas vengan de donde vengan. Por eso hoy he decidido no dar más cuartel a los y a las gilipollas con los que me cruzo, que ya está bien, que aguantar con una sonrisa solo vale para unas cuantas ocasiones, concluido el período de formación si no se observa éxito, al gilipollas hay que decirle o darle a entender lo que pensamos de él/ella, sencillamente eso 
Que es GILIPOLLAS!!

Tiempos de refrescos.



Si usted me pregunta si los Españoles somos monárquicos, le diré que no, que lo somos coyunturalmente, fruto de nuestra historia reciente, algo por  lo que solemos pasar de puntillas sin mucha justificación. Una solución constitucional , una especie de pacto de caballeros al hilo de los acontecimientos. No, en España no somos monárquicos, tal vez lo más acertado sea decir Juancarlistas, dicho esto desde la vertical de la historia y es más que probable que con él se acabe este modo de ser. Pero ¿somos Republicanos?, pues mire tengo mis dudas. Al fin y al cabo ser republicano es la fórmula más civil para una sociedad que pretenda rotularse de democrática, un modo de decir que no hay nadie por encima de nadie y menos que eso lo marque una estirpe. En eso estamos de acuerdo. Pero también está potenciado en cuanto a que la memoria de un país, por varias generaciones, guarda las heridas de la opresión a la que fue sometido, a cómo se le arrebataron los símbolos, con el uso de la fuerza y las armas. Sentimentalmente ser Republicano es además de una convicción una deuda.

Si usted entonces cree que podemos afirmar rotundamente que somos republicanos, le diré que sigo teniendo dudas. Si solo tenemos dos soluciones, pues seremos republicanos, o es blanco o es negro no hay más. Pero créame, para mi que las nuevas generaciones alejadas de la tensión sentimental de este debate pueden ser cualquier cosa, y nada y estarían en su derecho. Mucho me temo que este histriónico asunto quede para generaciones a punto de entrar en las listas de la prejubilación. Para mi que en este país somos más anárquicos que otra cosa, y que las formulas políticas al efecto son simples males necesarios, lo que a nosotros nos gusta realmente es no tener ni guías, ni gurús, ni reyes, ni presidentes si fuera posible, el sentido de libertad más extenso en si mismo.

Creo que a eso es también debido el que no conformes con nuestras no afecciones, no aceptemos las de los demás, y sea un juego nacional, ese concurso de tiro de feria en busca de "animalitos" de peluche, que no es más que lo que a otros gusta o complace, una vocación natural, es la famosa envidia nacional, que roza más en el desequilibrio emocional de cada cual, que en razones -si es que las debe haber-  para no aceptar con complacencia las manifestaciones de tipo religioso o festivo de los demás, algo tan irracional como no aceptar una lengua, una cultura, o un modo de entender la vida, que no significa tener que compartirla. Y es que somos tan singulares, que todo lo que entre nosotros se vuelve asco, discordia y enfrentamiento, se vuelve placidez cuándo se trata de vivir, convivir o disfrutar de otras culturas más allá de las fronteras naturales de esta piel de toro. 

Por suerte, estas generaciones más frescas, aíslan muy cómodamente estos fantasmas tan ajados y vencidos por el tiempo, y son más receptivos a manifestaciones, criterios, formulas, colores, sienten menos pasión envilecida y son mucho más espontáneos en sus tendencias y tal vez sea ese un signo de auténtica modernidad, mirar al futuro con la mirada tan alta como cuando se mira al pasado. Tal vez por eso, cueste ponerles cadenas.

Si ahora me pregunta Vd. si yo soy monárquico, le diré que sentimentalmente soy republicano, es ocioso cualquier otro planteamiento, si bien reconozco el papel de Juan Carlos, muy importante y clave en la democracia española, algo que deberíamos no olvidar. Solo dejo el sitio que le corresponde de acuerdo a las circunstancias, y vacuno mi mala memoria, pero dicho esto, en el fondo subyace un simple anarquista del tres al cuarto.

Respecto a como los demás se expresan, y cuales son sus fantasías, ya sean espirituales o ideológicas, no seré yo quien tenga nada que añadir salvo que en el cajón de mi mesa de trabajo, hay sitio para todas, otra cosa será que participe de ellas, las sienta o las padezca. Eso si, no me pida que sea más critico que cuándo las razones realmente objetivas me hagan situarme frente a los acontecimientos, si espera de mi que por extensión sea un critico compulsivo van listos.

La libertad más pura debería ser la que comienza en el respeto por los demás.

Si aquellos ideales, nos han traído hasta aquí, y mantenemos vivo el odio por el otro, convendría pensar que todo lo que no seamos capaces de superar, no es sino un cáncer ideológico, y alejarnos de ese epicentro debería ser casi una prescripción facultativa, y más cuándo nosotros no fuimos actores en aquella batalla. La cuestión es plantearse si no es esto, un latiguillo progre más, un modo enfermizo de hacer política, sin compromiso, de cara a la galería, política de titulares, gestos de ceja al uso. 

Dejemos de pensar por los demás, de instruirlos en lo que a nosotros nos complace, con qué derecho, quien nos otorga esa capacidad de influencia.

Es más que probable que todo, tal y como lo concebimos ya sea pasado, que las formulas para una sociedad del XXI sean tan diferentes, que la intoxicación entre buenos y malos, negros y blancos, derechas e izquierdas, republicanos y monárquicos, ateos y creyentes sean solo pasado, un lejano, triste y oscuro pasado.

Preocupémonos de pensar en nosotros y si coincidimos sea, y si no sea también.

¡Camarero un refresco de limón y un par de hielos¡.

Ilustraciones y fotografías tomadas de diversos medios de la red.

*

New York, segundas lecturas.





New York no siempre fue así, hubo un tiempo en el que este trozo de tierra estuvo poblada por aventureros y gente que buscaba una segunda oportunidad. 

"Nueva York es la ciudad donde todo es posible. Hasta lo imposible”.

En realidad todas las ciudades son como New York.










Fotografías: A. Morales (c)


*

VIII edición de Atlantica Visual-Art
Mi nombre es Adolfo Morales, este Blog es una especie de caja de zapatos en la que voy dejando cualquier cosa que despierte mi interés: fotografías, opiniones, relatos y algún que otro desvarío. Todo desde la más absoluta originalidad y autoría. Si bien me apoyo mucho en imágenes para uso no comercial colgadas en diferentes comunidades, como LA PETITE ECOLE. Llevo desarrollando la plataforma Blogger desde sus inicios, una experiencia que desde el principio me ha deparado muchas satisfacciones y el encuentro personal y virtual con gente muy interesante.
Prohibida la reproducción total o parcial de las fotografias tanto como su distribución, comunicación publica y transformación con fines comerciales sin autorización del autor. Este Blog, utiliza igualmente exclusivamente con fines informativos no comerciales, imágenes de otros autores.
Reproduction, either totally or in part, of the photographs as well as their distribution, public Communications and transformation without the author´s prior authorisation is forbidden.
( art. 17 Secc.2ª Ley de la Propiedad Intelectual Intellectual Property Law)